Skip directly to search Skip directly to A to Z list Skip directly to navigation Skip directly to page options Skip directly to site content

Brote de silicosis entre los trabajadores de mesones de piedra de ingeniería en cuatro estados

Posted on by Katelynn Dodd, MPH; Amy Heinzerling, MD; Cecile Rose, MD; Carolyn Reeb-Whitaker, MS, CIH; and Robert Harrison, MD, MPH
Imagen disponible aquí

Los mesones hechos con piedras de ingeniería, que también se llaman “superficies de cuarzo”, se producen fusionando agregados de cuarzo con un aglutinante de resina. Estos materiales tienen una apariencia similar a la de la piedra natural y su uso se ha vuelto cada vez más popular en la construcción de casas y las mejoras del hogar. La importación de superficies de cuarzo a los Estados Unidos ha aumentado aproximadamente un 800 % entre el 2010 y el 2018 (Comisión de Comercio Internacional de los Estados Unidos). Los materiales de piedra de ingeniería pueden contener una cantidad sustancialmente más alta de sílice cristalina que de piedra natural (>90 %, en comparación con el granito, <45 %) (“Alerta de peligro” de la OSHA/NIOSH). Las labores como las de corte, amolado, pulido y perforación pueden liberar niveles peligrosos de polvo de sílice en el aire. La inhalación del polvo de los materiales que contienen sílice, como el de la piedra de ingeniería, puede causar silicosis. La silicosis es una enfermedad progresiva, debilitante, incurable y, a veces, mortal que se produce por la formación de cicatrices en los pulmones que causan daño pulmonar permanente.

La exposición al polvo de sílice es un peligro para la salud de los trabajadores que manufacturan, hacen el acabado e instalan mesones de piedra natural y de ingeniería, y productos relacionados. Los síntomas de la silicosis pueden incluir tos, fatiga, dificultad para respirar y dolor de pecho. La silicosis ocurre típicamente después de 10 años o más de exposición a sílice cristalina respirable. Sin embargo, cuando los niveles de exposición son altos, la enfermedad pulmonar se puede producir más rápido y ser más grave. Además de silicosis, la inhalación de partículas de sílice cristalina muy pequeñas (“respirables”) puede causar cáncer de pulmón, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (epoc) y enfermedad renal y se asocia a la presentación de infecciones pulmonares, trastornos autoinmunitarios y disfunción cardiovascular.

Se ha notificado un caso de silicosis asociada a la manufactura de piedra de ingeniería previamente en los Estados Unidos desde el estado de Texas (Friedman, 2015). Más recientemente, se han identificado 18 casos de silicosis, incluidas dos muertes, entre los trabajadores de la industria de la manufactura de la piedra en California, Colorado, Washington y Texas (Rose y Heinzerling, 2019). Muchos de estos trabajadores trabajaban principalmente con materiales de piedra de ingeniería y tenían menos de 50 años de edad. Asimismo, se han notificado brotes de silicosis entre los trabajadores de la industria de piedras de ingeniería en Israel, España y Australia (Kramer, 2012; Perez-Alonso, 2014; Hoy, 2018; Leso, 2019). Mediante pruebas de detección ofrecidas a todos los trabajadores en riesgo en la industria de manufactura de piedras en Queensland, Australia, se identificó silicosis en el 12 % de los trabajadores (Kirby, 2019). En el 2018, había cerca de 9000 establecimientos, con 96 000 empleados, en la industria de manufactura de piedras en los Estados Unidos (censo trimestral de empleo y salarios de la Oficina de Estadísticas Laborales). Debido a que es probable que muchos de estos empleados no se hayan hecho exámenes médicos, existe la probabilidad de que haya casos adicionales de silicosis en los Estados Unidos sin identificar.

Los empleadores deben asegurarse de que los trabajadores estén protegidos de la exposición a sílice cristalina. El programa federal de la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA) ha emitido dos estándares sobre la sílice cristalina respirable para proteger a los trabajadores. Estos estándares para la construcción (29 CFR 1926.1153) y para la industria general y el sector marítimo (29 CFR 1910.1053) entraron en vigencia el 23 de junio del 2016. En las jurisdicciones estatales de la OSHA se han implementado estándares similares en los últimos años. Los empleadores deben cumplir con los estándares aplicables del programa federal o estatal de la OSHA a fin de garantizar que, como mínimo, la exposición de los trabajadores no supere el límite de exposición permisible (PEL) para la sílice cristalina respirable, que es de 50 microgramos por metro cúbico de aire (50 µg/m3), como promedio de un día laboral de 8 horas. Se puede encontrar más información acerca de la regla final sobre la sílice, los requisitos para los empleadores y las fechas específicas de implementación conforme al programa federal de la OSHA aquí.

La silicosis es prevenible cuando se minimiza la exposición al polvo de sílice respirable mediante controles de ingeniería y prácticas laborales eficaces. Los controles de ingeniería, como los métodos en húmedo o por ventilación, se deberían usar para controlar la exposición al polvo. Los controles mediante prácticas laborales, como los procedimientos de limpieza apropiados, pueden usarse junto con controles de ingeniería para proteger a los empleados. Se debería proporcionar a los empleados protección respiratoria aprobada por NIOSH cuando los niveles de polvo de sílice sean peligrosos y donde se requiera en virtud de la regla sobre la sílice. La protección respiratoria es la medida de control menos eficaz.

Conforme con la regla de la OSHA sobre la sílice, los trabajadores de la industria de los mesones de piedra de ingeniería expuestos a niveles peligrosos de polvo de sílice deben ser examinados por un proveedor de atención médica con licencia. El examen debe incluir un cuestionario respiratorio, un examen físico, una radiografía de tórax (interpretada por un lector B con la certificación de NIOSH) y una espirometría. Los proveedores de atención médica deberían notificar a su departamento de salud local o estatal los casos de pacientes con problemas de salud que sospechen que se deban al trabajo con materiales con cuarzo. Adicionalmente, si tienen preguntas sobre la notificación de casos de silicosis, pueden dirigirlas a silicosisreporting@cdc.gov. En el 2017, la silicosis era una enfermedad de notificación obligatoria en 22 estados (la información de contacto de las subdivisiones de seguridad y salud ocupacional de los departamentos de salud estatales se puede encontrar aquí).

Las ediciones de “Alerta de peligro” publicadas en California, Washington y Texas proveen información sobre la exposición al polvo de sílice, requisitos para el control del polvo y recursos para los trabajadores expuestos. Hay un seminario web sobre los peligros de la exposición a sílice, las obligaciones del empleador para cumplir con la regla de la OSHA sobre sílice cristalina respirable y los métodos que los empleadores pueden usar para proteger a los trabajadores disponible aquí.

El Programa de Evaluaciones de Riesgos para la Salud (HHE, por sus siglas en inglés) de NIOSH provee asesoramiento e información gratis a empleados, representantes de empleados y empleadores sobre la exposición a sílice en el lugar de trabajo y la salud del empleado. Puede encontrar más información sobre el Programa de HHE de NIOSH en la página de temas de NIOSH acerca del Programa de HHE. Si les interesa trabajar con NIOSH, los empleados, representantes sindicales o empleadores pueden solicitar aquí una evaluación en el lugar de trabajo de los posibles riesgos para la salud.

Este artículo se centra en la exposición de los trabajadores a niveles altos de sílice a lo largo del tiempo. No podemos proporcionar consejo médico de manera particular y tampoco publicaremos los comentarios relativos a los casos de potenciales exposiciones del público general, consumidores o propietarios de casas. Comuníquese con su médico si tiene preocupaciones sobre su salud.

Una versión del blog en inglés está disponible aquí.

 

Katelynn Dodd, MPH, es becaria de servicio asociada (epidemióloga) de la División de Salud Respiratoria de NIOSH. 

Amy Heinzerling, MD, MPH, es funcionaria del Servicio de Inteligencia Epidemiológica de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades y está asignada al Departamento de Salud Pública de California.

Cecile Rose, MD, MPH, es profesora de Medicina en la División de Salud Medioambiental y Ocupacional de National Jewish Health y profesora de Medicina Pulmonar en la Universidad de Colorado. 

Carolyn Reeb-Whitaker, MS, CIH, es la investigadora principal para la vigilancia de enfermedades respiratorias ocupacionales del Programa de Evaluaciones e Investigaciones de Seguridad y Salud para la Prevención (SHARP) del Departamento de Trabajo e Industria del Estado de Washington.

Robert Harrison, MD, MPH, es jefe del Programa de Vigilancia y Evaluaciones de Salud Ocupacional del Departamento de Salud Pública de California y profesor clínico de Medicina en UC San Francisco.

Los autores desean agradecer a Ketki Patel, MD, PhD, epidemióloga sénior del Departamento de Servicios de Salud Estatales de Texas.

 

Referencias

Friedman GK, Harrison R, Bojes H, Worthington K, Filios M. Notes from the field: silicosis in a countertop fabricator — Texas, 2014. MMWR Morb Mortal Wkly Rep. 2015 Feb 13;64(5):129-30.

Hoy RF, Baird T, Hammerschlag G, Hart D, Johnson AR, King P, Putt M, Yates DH. Artificial stone-associated silicosis: a rapidl.y emerging occupational lung disease. Occup Environ Med. 2018 Jan;75(1):3-5.

Kirby T. Australia reports on audit of silicosis for stonecutters. Lancet. 2019 Mar 2;393(10174):861.

Kramer MR, Blanc PD, Fireman E, Amital A, Guber A, Rhahman NA, Shitrit D. Artificial stone silicosis: disease resurgence among artificial stone workers. Chest. 2012 Aug;142(2):419-24.

Leso V, Fontana L, Romano R, Gervetti P, Iavicoli I. Artificial stone associated silicosis: a systematic review. Int J Environ Res Public Health. 2019 Feb;16(4):E568.

Perez-Alonso A, Cordoba-Dona JA, Millares-Lorenzo JL, Figueroa-Murillo E, Garcia-Vadillo C, Romero-Morillo J. Outbreak of silicosis in Spanish quartz conglomerate workers. Int J Occup Environ Health. 2014 Mar;20(1):26-32.

Rose C, Heinzerling A, Patel K, Sack C, Wolff J, Zell-Baran L, Weissman D, Hall E, Sooriash R, McCarthy RB, Bojes H, Korotzer B, Flattery J, Weinberg J, Potocko J, Jones KD, Reeb-Whitaker CK, Reul NK, LaSee CR, Materna BL, Raghu G, Harrison R. Severe Silicosis in Engineered Stone Fabrication Workers — California, Colorado, Washington, and Texas, 2017–2019. MMWR Morb Mortal Wkly Report. September 27, 2019 / 68(38);813–818.

U.S. Occupational Safety and Health Administration; National Institute of Occupational Safety and Health, CDC. Hazard alert: worker exposure to silica during countertop manufacturing, finishing, and installation. 2015. Available from: https://www.osha.gov/Publications/OSHA3768.pdf.

United States International Trade Commission for Harmonized Tariff Schedule (HTS) code 6810.99.0010, Agglomerated quartz slabs of the type used for countertops. Available from: https://dataweb.usitc.gov/

Posted on by Katelynn Dodd, MPH; Amy Heinzerling, MD; Cecile Rose, MD; Carolyn Reeb-Whitaker, MS, CIH; and Robert Harrison, MD, MPH

Post a Comment

Your email address will not be published.

All comments posted become a part of the public domain, and users are responsible for their comments. This is a moderated site and your comments will be reviewed before they are posted. Read more about our comment policy »

TOP